9 de julio de 2014

PAN SIN AMASADO de IBAN YARZA

Por mi cumpleaños me regalaron El libro"Pan Casero" de Iban Yarza. Me estoy empapando de él y por falta de tiempo no "practico" mucho pero en el momento que puedo....zasssss, me lanzo.
Tengo mi masa madre en el frigorífico...por cierto tengo que alimentarla........, pero no consigo organizarme, quizás por el lio de vida que llevo. Pero este pan requiere la mínima preparación física y mental. Lo digo para aquellos que no se animan nunca. Recuerdo que con este pan no se amasa.  Aquí tenéis la receta y el resultado:

 
Ingredientes: 475 grs de harina panificable (la normal del Mercadona es genial), 25 grs de harina integral, 330 grs de agua (el 66% del peso de la harina), 10 grs de agua, 5 grs de levadura fresca (1'5 grs si es seca) y unos 150 grs de semillas (girasol, lino, sésamo, de amapola, calabaza, etc...).


Preparación: La tarde-noche anterior se disuelve la levadura en agua templada y, en un bol, se mezcla con el resto de los ingredientes de forma enérgica. La masa es pegajosa, así que no os preocupéis si notáis que se os pega mucho en las manos. Se deja reposar unos cinco (5) minutos en el bol y luego se estira con cuidado un poco cogiéndola con las dos manos y se dobla una vez. Ya habrá comenzado la fermentación. Se cubre el bol con film transparente, por ejemplo, para que la masa no se seque y se mete en el frigorífico. Se deja toda la noche en el frigo. Al día siguiente habrá ganado volumen; si no es así, se deja alrededor de una hora en temperatura ambiente. Cuando se vea que ha doblado el volumen, se vuelca la masa sobre una superficie enharinada y se forma con delicadeza un rectángulo. Se corta en dos piezas alargadas del mismo tamaño.

 

Para pasar estas piezas por las semillas, primero se pasa cada pieza por encima de un paño húmedo y luego se deposita en el lecho de semillas y se ponen encima de la bandeja del horno, a la que se habrá puesto un trozo de papel vegetal, disponiéndo las piezas separadas. Con mucho cuidado se retuercen las piezas (lo podéis imaginar según están mis panes , se les da un giro por las puntas para que quede como en la primera foto -no hay que dudar mucho en este movimiento, hay que hacerlo con la seguridad de haberlo hecho toda la vida, jejejeje-). Se dejan reposar un par de horas, después de lo cual se meten en el horno precalentado a 250ºC y se crea un golpe de vapor vertiendo medio vaso de agua  en la bandeja metálica -yo meto unas piedras volcánicas que tengo dentro de la bandeja-. A los 10 minutos se baja la temperatura a 220ºC, se retira la bandeja del agua y se deja cociendo unos 25 minutos más. Si se quiere una corteza más crujiente, se deja el pan dentro del horno con la puerta entreabierta unos 20 minutos más. 
 
Iban, no sé si verás esta entrada, decirte que este pan...fantástico. Seguiré con tus consejos.

3 comentarios:

  1. Esto es un lujo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ que bonitas barras y lo ricas qe tienen que estar, besos

    ResponderEliminar
  2. Es un pan fantástico Mar, pero es que yo no tengo paciencia para dejarlo de un día para otro, soy así de ansiosa, si se me antoja un pan tengo que comérmelo ese mismo día... aún no he hecho ninguno que lleve ni masa madre ni que necesite reposo de 24 h... a lo mejor algún día me animo ¿de verdad se nota mucho la diferencia?
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  3. Este es uno de los panes que pensé en hacer y que todavía sigue esperando su turno. Mar te ha quedado de lujo.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar

MUCHAS GRACIAS POR ESTAR AHÍ Y POR QUEDAROS UN RATO CONMIGO