29 de noviembre de 2016

BONITO EN ESCABECHE

Yo como siempre publicando recetas de productos fuera de temporada, pero sabéis que mi objetivo es que queden reflejadas las recetas en el blog, al margen del mes en el que estemos. Además, uno se satura un poco viendo recetas con el mismo producto, aunque hay veces que uno no puede resistirse. Si os apetece mucho hacer esta receta tendréis que anotarlo en vuestra agenda y allá por el mes de agosto empezar a preparar las cosas para hacerla. El bonito más sabroso y que está a mejor precio es el de finales de verano, así que hay que aprovechar. Aunque con esta receta se pueden hacer otros pescados.

Tanto en aceite como en escabeche, merece la pena hacer cantidad para guardar en despensa todo el invierno. Los tarros en aceite tienen que reposar unos tres meses para que estén en su punto ideal de sabor pero este en escabeche se puede comer al momento pero a mí me gusta envasar todo y esperar un par de semanas. En principio parece muy lioso pero para nada, solo hay que organizarse y pasar una tarde entre cacharros en la cocina. El resultado es tan espectacular que merece la pena cualquier esfuerzo que penséis que os va a ocasionar. He seguido la receta de mi amiga Marga del blog Acibecheria, nadie mejor para dejarse aconsejar en una receta así:





Ingredientes: 4 ó 5 kg de bonito, ajos, perejil, laurel, sal y la misma cantidad de aceite que de vinagre blanco.


Preparación: Cocer el bonito, en rodajas del tamaño de la altura de los tarros en los que se vaya a envasar, en abundante agua con sal durante unos 15-20 minutos. Retirar del fuego, dejar enfriar un poco el agua. Sacar, escurrir y retirar la piel, las espinas y cualquier trozo oscuro. Tienen que quedar los trozos enteros por cuartos y muy limpios. Poner otra vez en la cazuela vacía y añadir el perejil, los dientes de ajo, el laurel, el aceite y el vinagre. Como dice Marga, el pescado debe quedar cubierto, así que vamos calculando el aceite y el vinagre por vasos que vamos añadiendo a la cazuela hasta que quede el bonito cubierto. Poner a cocer unos 10 minutos. Ahora se le puede echar un poco más de sal gorda, si quieres pero creo que no le hace falta. Cuando pasen el tiempo indicado se retira del fuego, se deja enfriar y puedes dejar un poco para el mismo día y el resto envasarlo tal y como hacemos con cualquier conserva:


Si queremos hacer conserva, envasar al vacío, lo primero que haremos será esterilizar frascos de cristal y sus tapas dejándolos hervir en una cazuela con agua mientras hacemos el bonito.
En el momento de envasarlo, se dispone un trapo de cocina limpio extendido en la encimera, los tarros ya han estado cociendo en otra cazuela. Se sacan las tapas, se dejan escurrir y se pasa un algodón impregnado de alcohol por el interior de ellas. Se van rellenando los tarros dejando las partes más "bonitas" en la parte exterior. Se rellena con el líquido del escabeche hasta arriba del todo, se cierra con una tapa y se pone boca abajo para comprobar que no hay escapes del cierre. Preparados todos los metemos en una cazuela cubiertos de agua unos dos cms por encima de la tapa, envueltos en un trapo para que no choquen. Cocer una hora y media y dejar en el agua hasta que se enfríe.
Una vez templados sacar los tarros y dejar unas 24 horas boca abajo, luego etiquetar poniendo su fecha de envasado y guardar en la despensa, si resistes. Ya sabes que se pueden comer desde el primer día.


Notas: Y seguramente os preguntaréis la diferencia entre el bonito y el atún. Son de la misma familia pero diferentes. Hay bonito del norte, también llamado atún blanco -la carne es blanca-, de no más de 60 kgs y con una aleta dorsal grande; el atún rojo de un tamaño que puede llegar a los 450 kgs, carne roja como la de ternera y con una aleta dorsal más pequeña; el bonito del mediterráneo que es más pequeño y, además, no es familia de los otros. 
Esto es solo una pincelada, pero seguro que viene bien saberlo.
Me acabo de dar cuenta de que no he hecho ninguna foto del bonito en plato....lo haré, lo prometo.

24 de noviembre de 2016

EMULSION DE CEBOLLINO

Para recordar esta emulsión os remito a la receta de los fideos encurtidos que hice del Chef Eneko Atxa en el reto de Cooking the Chef. No dejéis de hacerla, es un éxito asegurado.


Me fascina el color.....

20 de noviembre de 2016

COCINAS DEL MUNDO - LUXEMBURGO BOU'NESCHLUPP

Como decía, parece que me persiguen las letras imposibles para elegir países pero creo que he solventado bien lo de la "X". Ésta es una receta sencilla, de las que vemos y no nos importa ponernos manos a la obra. En este caso ha sido una sopa de verduras....y más. Estaba deliciosa y estoy segura de que la voy a hacer a menudo. La cocina en Luxemburgo es muy variada y sencilla. Inspirada en las tradiciones alemanas, belgas y de la región francesa de Lorena, también podemos encontrar algún plato de inspiración italiana, el “Pastaschutta”, spaghetti boloñesa pero hechos a la luxemburguesa. Otro plato famoso es el tierteg, un puré de patatas con chucrut que es delicioso. En Luxemburgo dicen que si no hay patatas, no es comida. Y para acompañar estos platos no hay nada como un vino de la zona. Hay muchos y buenos. A mí me tiene enamorada el vino de uva riesling, pero tenemos el vino de uva auxerrois, el de uva elbling, el de uva pinot gris y el de uva pinot blanco...ya es cuestión de gustos. No me extiendo más porque después de vuestras pesquisas todo ésto lo sabréis de sobra y voy a contaros cómo hice esta receta, que seguro que muchos váis a hacer porque con este fresco es de lo que más apetece, la sopa bou'neschlupp o Green Bean Soup:


Ingredientes: 1/2 kilo de judías verdes redondas (utilicé una lata de judias verdes cocidas), 1 patata grande cortada a dados, 1 cebolla dulce o cebolleta mediana tirando a grande cortadas en dados, agua para cubrir, 4 lonchas de bacon, 1 brick de nata líquida para cocinar o vegetal, salchichas mettwurscht (opcional), sal y pimienta.



Preparación: Echar la cebolla y la patatas, previamente cortadas a dados, en una cazuela. Poner a cocer cubiertas de agua. Cuando empiecen a estar tiernas las patatas echar las judías verdes (si hubieran sido frescas tendríamos que haberlas echado a cocer con la cebolla y las patatas). Sólo se le dan un hervor y se le echa el bacon en trocitos que se habrá estado haciendo en una sartén mientras que cocía el conjunto. Seguidamente se vierte la nata, se da una vuelta. Y, si queremos, se echarían las salchichas troceadas que se habrán estado haciendo a la par que el bacon. Se rectifica de sal y pimienta.


Notas: Y ya tenemos un plato fantástico para estos fríos otoñales. 

Espero que os haya gustado esta receta. No dudéis en hacerla, es rápida y nada complicada y el resultado espectacular. 

No encontré salchichas mettwurscht y utilicé otras salchichas alemanas que son bastante especiadas pero seguro que con el sabor ahumado de las mettwurscht debe ser, también, deliciosa.


                                                                                              
PARTICIPANTES:





Como siempre ha sido un placer estar aquí con todos vosotros. Y, ahora, pasaos a ver el blog de Marga Acibechería para ver qué sorpresa nos tiene preparada. En cualquier caso lo vamos a pasar genial. Acordaos de enviarle los enlaces de vuestras recetas antes del día 17, puesto que el 18 de diciembre a las 09'00h es el día y la hora de publicación, a su correo electrónico: 


acibecheria@gmail.com 

11 de noviembre de 2016

ESPINACAS REHOGADAS CON JAMÓN, PIÑONES Y PASAS

La espinaca es una verdura que comemos a menudo en casa. A algunos nos gusta de cualquier forma a otros solo rehogadas, podéis ver la receta aquí. Esta vez las he preparado con ajos, jamón, piñones y pasas. El toque dulce de las pasas queda estupendo. Os dejo aquí mi forma de hacerlas:


Ingredientes: 1 kg de espinacas frescas, 3 dientes de ajo, un poco de jamón serrano muy picado, un puñado de piñones y otro de pasas, aceite de oliva y sal .


Preparación: Calentar un poco de aceite en una cazuela, Sofreír los dos dientes de ajo cortados en láminas, y cuando empiecen a dorarse se retira la sartén del fuego. Echar el jamón picado -con el calor del aceite se hace-, los piñones y las pasas. Volver a poner al fuego para darle una vuelta y se echan las espinacas y un poco de sal. Ir dando vueltas hasta que las espinacas hayan menguado -unos 5 minutos a fuego lento.

Notas: La opción de las bolsas de espinacas cortadas y lavadas es muy buena, ahorras bastante tiempo. También podemos utilizar el ajo picado congelado.

5 de noviembre de 2016

RISOTTO CACIO e PEPE_COOKING THE CHEF_MASSIMO BOTTURA

Una nueva edición de este fantástico reto que es "Cooking the Chef". Esta vez nos vamos a Italia, concretamente a Módena a visitar la Osteria Francescana, nombrada mejor restaurante del mundo 2016, para disfrutar de la cocina del gran Chef Massimo Bottura. Desde luego que no tiene recetas fáciles pero seguro que entre todos los participantes en el reto se va a conseguir una fantástica recopilación. En mi caso he elegido este plato,"ideado" por el chef Bottura a consecuencia de la situación crítica del sector quesero después de los terremotos del año 2012 en el que muchas empresas vieron cómo su mercancía había sufrido daños irreparables. Gracias a esta receta el sector no entró en quiebra. Ahora, a los que no lo conocíais y me habéis preguntado, ya sabéis el porqué de este plato que, sin duda, merece la pena probarlo. Toda una explosión de sabor en la boca.



Ingredientes para el caldo: 1 kilo de queso parmesano reggiano rallado, 2 litros de agua.
Ingredientes para la pimienta destilada:  5 grs de pimienta blanca, 2'5 grs de pimienta de Sichuan, 2'5 grs de pimienta de Jamaica, 2'5 grs de pimienta de Sarawak, 2'5 grs de pimienta silvestre, 1/2 litro de agua.
Además: 300 grs de arroz carnaroli, AOVE(*) y 50 grs de pimienta negra.


Preparación del caldo parmesano: Poner el queso en una cazuela con el agua y calentar a fuego lento y sin que llegue a hervir (no superar los 90º). Se retira la cazuela del fuego cuando el queso empiece a fundirse. Dejar enfriar a temperatura ambiente, volver a calentar igual que antes y dejar que se enfríe. Cubrir y refrigerar toda la noche o, como mínimo, 8 horas. El caldo se separará en tres capas: una pasta cremosa, un líquido lechoso en el centro y una capa de sólidos lácteos en el fondo. Separar las capas: colar el caldo y reservar la pasta cremosa aparte. Desechar los sólidos lácteos.
Preparación de la pimienta destilada: Majar la pimienta y envasarla al vacío con el agua. Dejar 24 horas a 20ºC. Colar y poner el líquido en un evaporador rotatorio y destilar a 24ºC. Pasar a un vaporizador y reservar en frío.
Preparación del risotto: Poner el caldo de parmesano en una cazuela y reservar caliente. Poner un poco de AOVE en una sartén amplia y tostar el arroz un poco. Ahora es cuando hay que estar pendiente de ir echando cucharones de caldo a demanda. Estará hecho en poco más de 20 minutos. Cuando falten unos 7 minutos se añade una cucharada sopera de la pasta de parmesano que se había reservado y un poco de aceite esencial de pimienta -yo, añadí una mezcla de pimientas molida-. Y en el último minuto incorporar el resto de la pasta de parmesano y el aceite esencial -yo, corregí con la mezcla de pimientas. Dejar reposar un minuto en la cazuela pero sin dejar de remover.
Presentación: Disponer el arroz en el plato y aplanar. Pulverizar con la pimienta destilada para potenciar el sabor a la pimienta -yo, con la corrección de la mezcla de pimientas molida tuve suficiente.


Notas: No tenía posibilidad, por falta de aparataje, de destilar las pimientas así que obvié este paso. Si tenéis envasadora de vacío, evaporador rotatorio o forma de controlar durante 24 h la misma temperatura al preparado, entonces....adelante.
Tenía que haber hecho la foto del risotto después de que reposara un poco....


(*) aceite de oliva virgen extra

26 de octubre de 2016

PAN DE SODA

Hace un par de días, al hornear este pan para la cena, me dí cuenta de que no tengo publicada la receta. Es receta de Iban Yarza y por ese hecho daba por supuesto que la sabe todo el mundo...jejejeje; como siempre pensando en mis hijos, animaos que no es nada complicada y el resultado muy bueno. Os la dejo por aquí a mi estilo:


Ingredientes: 245 grs de harina integral de trigo, 105 grs de harina panificable -en este caso he mezclado 250 grs de harina normal y 100 de harina de fuerza, era lo que tenía-, 1 sobre de levadura química, 280-300 ml de agua templada, 1 cucharada sopera rebosante de miel y una cucharadita rasa de sal.
Además: mantequilla y harina para preparar el molde o spray desmoldable y un molde rectangular de 22 cm. 


Preparación: Precalentar el horno a 220º. Untar el molde con mantequilla, enharinarlo y quitar el exceso de harina o con un spray desmoldable. En un cuenco grande mezclar todos los ingredientes -yo me ayudo con la "lengua" de masas- quedará bastante húmeda y cuesta trabajo desprenderla de la mano. Cuando se hayan unido bien todos los ingredientes se vierte en el molde que quedará hasta la mitad aproximadamente. Esparcir bastante harina por encima de la masa.
En el momento que el horno haya cogido la temperatura deseada, se introduce el molde horneándolo unos 40 minutos (calor arriba-abajo). Si ves que se tuesta mucho la parte superior se pone una trozo de papel de aluminio cubriéndolo. Pasado el tiempo, se saca del horno y del molde -con cuidado de no quemarse- y se deja enfriar sobre una rejilla.


Notas: Como he comentado en esta ocasión he utilizado proporciones de otras harinas y ha quedado también espectacular....hay que investigar.
El molde que utilicé era un poco más ancho de lo habitual...quedó precioso.
La harina que me gusta para esparcir por encima del pan es la de maíz. Al final del horneado sale un olor del horno a palomitas recién hechas que me encanta.
También se pueden añadir nueces troceadas o pasas y tienes un pan para el desayuno de lujo, lo parto en rebanadas y congelo.
Os dejo aquí el enlace de Webos Fritos que os aclarará mucho el tema de los tipos de harina.
@ibanyarza @webosfritos @marsaile @sailekerr

20 de octubre de 2016

MIGAS MANCHEGAS

El primer día de otoño que empiezo a notar frío se me suele antojar comer migas y este año no podía ser de otra manera......así que me puse manos a la obra. Aquí tenéis mi receta:

 

Ingredientes: 500-600 grs de pan del día anterior cortado en lascas...algunas se partirán otras no tanto pero no importa, 4 dientes de ajo enteros con la piel y machacados con un golpe de cuchillo, 150 grs de tocino cortado a tiras finitas, 100 grs de chorizo, aceite para el sofrito y para el rehogo, pimentón de La Vera (si no se utilizara chorizo), un puñado de uvas frescas o en almíbar y, esta vez, unos gajos de mandarina. También huevos para freír según demanda de cada comensal.
Preparación: Se pone el pan cortado en una fuente y se remoja con agua y sal, también se pueden extender en un trapo húmedo, envolverlas e ir dándoles vueltas. Se reserva en reposo unas 2 horas. Se calienta un poco de aceite y se fríe el chorizo troceado, se retira y en ese mismo aceite se fríen los ajos y el tocino. Si no se hubiera utilizado chorizo, se freirían primero los ajos y el tocino y luego se añadiría, retirando del fuego, una cucharadita de pimentón de La Vera. Si ha quedado corto de aceite, se echa un poco más y se incorpora el pan removiendo continuamente para que no se apelmacen las migas que deben quedar sueltas y doradas. Una vez conseguido esto, se sirven con las uvas y el huevo frito....si apetece.

16 de octubre de 2016

OATMEAL Nā KUKI A ME KA NIU - BISCUITS À L'AVOINE ET NOIX DE COCO - GALLETAS DE AVENA Y COCO - COCINAS DEL MUNDO_WALLIS y FUTUNA

Otra cita más de Cocinas del Mundo, esta vez nos ha llevado La Cajita de Nieveselena a unas islas remotas en la Polinesia francesa: Wallis y Futuna. Ole, ole, ole.... ésto es poderío y simpatía a raudales, ¿o no?.... y lo bien que lo hemos pasado buscando alguna receta de esas islas perdidas en el océano Pacífico...¡qué!...eso no lo pagas con la Mastercard. Ésto es lo bueno que tiene este reto... que lo pasamos genial y, sobretodo, nos divertimos. Me ha encantado este viaje. Os cuento un poco:
La Colectividad de Wallis y Futuna (francés: Collectivité de Wallis et Futuna) es un grupo de tres islas tropicales de origen volcánico localizadas en el océano Pacífico Sur, entre Fiyi y Samoa (dos de las islas más preciosas del mundo mundial), localizado a cerca de dos terceras partes del camino entre Hawái y Nueva Zelanda. Wallis y Futuna es una Colectividad de Ultramar (Collectivité d’outre-mer) desde 2003. Entre 1961 y 2003 tuvo un estatus de Territorio de Ultramar (Territoire d’outre-mer). Posee dos gobiernos, uno como Colectividad de Ultramar, ejercido por Francia, y una pequeña monarquía local nativa, con poco poder gubernamental. (sic: Wikipedia)
Precisamente descubrí hace poco unas galletas que hacen en esa zona del mundo: estas galletas de avena y coco a las que yo he añadido, a petición familiar, chocolate negro....todo un acierto...una mezcla que tiene el coco con el chocolate....rico-rico-rico y 
Y aquí os dejo mí receta:


Ingredientes: 1 tableta (170 grs) de chocolate negro, 100 grs de mantequilla, 75 grs de azúcar, 175 grs de copos de avena (yo de harina de avena), 50 grs de coco rallado o en polvo, 1 huevo.


Preparación: Se precalienta el horno a 200ºC. Se derrite la mantequilla en el microondas (vigilando para que no se queme). Se añade el azúcar, el huevo, la harina de avena y el coco rallado. Se pica el chocolate en trocitos con un cuchillo y se agrega.
Se pone un papel vegetal en la bandeja del horno y con una cuchara se forman porciones redondas. Se van poniendo con espacio entre ellas porque se extienden hacia los lados con el calor. Se hornean hasta que se doren (8-10 min.) y se dejan enfriar en el mismo papel sobre una rejilla.
No penséis que porque estén poco doradas no están hechas, con el calor residual se asienta la textura. Si te pasas un poco de tiempo... pues quedan un poco más crujientes pero igualmente deliciosas.

Notas: Lo normal es hacerlas con copos de avena pero yo quería aprovechar una harina de avena que compré en Casa Ruiz, en la calle Hermosilla de Madrid y ha merecido la pena.

Y para el próximo mes me toca a mí elegir país así que vamos a irnos para Luxemburgo. No sé qué ocurre pero siempre me tocan las letras con las que no empieza el nombre de ningún país... así que, como tampoco abundan los que tengan la letra "x" en su denominación pues....nos quedamos en Europa, que hace mucho que no estamos por aquí. Seguro que va a ser un viaje fantástico.
Os recuerdo que tenéis que enviarme los enlaces al correo electrónico: mmelias833@hotmail.com antes del día 19 de noviembre.
Os esperamos en esta maravillosa experiencia.

#casaruiz #galletasdeavena #cocinasdelmundo #cocinainternacional #lacocinademar #galletas #wallisyfutuna #polinesiafrancesa

5 de octubre de 2016

FIDEOS DE CALABACÍN ENCURTIDO_COOKING THE CHEF_ENEKO ATXA

Vamos a intentar volver a la rutina de muchas cosas y también de la cocina, del blog, de los retos.... Hay tres en los que no suelo fallar y uno es éste, el "Cooking the Chef" y es que nos lo pasamos genial investigando la propuesta, la historia, la receta, los ingredientes.... en fin, todo lo que conlleva meterse en esta magnífica actividad a la que nos invitan Abril y Aisha.
Leyendo sobre la cocina de Eneko Atxa hubo recetas que me resultaron espectaculares pero veía que no iba a poder dedicarle el tiempo que requerían. Cuando vi esta receta me pareció que me venía bien para aportar a la comida de casa; todavía hace una temperatura que invita a tomar cosas frescas -en el momento que la hice-, me gustaban los ingredientes que se tenían que utilizar y, además, fáciles de encontrar...vamos, de los de tener en casa. Así que me puse manos a la obra y en un pis-pas tenía la receta hecha, aquí os la dejo:


Ingredientes: Un calabacín
Ingredientes para el marinado: 20 grs de agua: 25 grs txakoli, 8 grs de vinagre, 6 grs de azúcar, 3 grs de sal. 
Ingredientes para la emulsión de cebollino: 1 huevo (M), 60 grs de aceite de girasol, vinagre blanco, sal y un manojo de cebollino.


Preparación del calabacín: Lavar el calabacín y rallarlo en fideos largos.
Preparación de la marinada: Poner en un cazo todos los ingredientes, llevar a punto de ebullición. Retirar del fuego, dejar enfríar y guardar en la nevera.
Preparación de la emulsión de cebollino: Picar el cebollino muy fino. 
En el vaso de la batidora eléctrica poner 1/4 de cucharadita de sal, un chorretón de vinagre, el huevo, el cebollino y triturar un poco.
Empezar a agregar el aceite en hilo fino lentamente y seguir batiendo hasta conseguir la textura de una mayonesa. Reservar en la nevera.
Preparación del plato: Colocar la marinada en un cuenco, añadir los fideos de calabacín y remover, dejar un par de minutos. Pasado este tiempo se escurren y se ponen en el centro de un plato, haciendo colmo, y poner unas cucharaditas de emulsión de cebollino encima. Y listo para servir.

Notas: Yo tengo un rallador normal de los metálicos de cuatro tipos de corte en cada cara del rallador y utilicé la de los agujeros más grandes. Si tienes alguna máquina especial de cortar verduras pues genial.
El cebollino lo he utilizado muchas veces para hacer mayonesa verde y os puedo asegurar que está muy buena para muchos platos dando un color espectacular.
En éste terminamos echándonos más mayonesa que la que puse en principio para la presentación.

2 de octubre de 2016

ENSALADA DE ZANAHORIA CON SALSA DE MOSTAZA

Ya sabéis que soy una auténtica "fan" de las ensaladas, siempre lo digo...pues hoy os voy a presentar una de zanahorias con una fantástica salsa de mostaza; fácil y rápida de hacer. Os cuento mi receta:


Ingredientes: Unos 750 grs de zanahorias, una cebolleta mediana, un limón, 2 cucharadas soperas de mostaza de Dijon, eneldo seco, aceite y sal.


Preparación: Picar la cebolleta muy pequeña y reservar. En un cuenco mezclar con batidor manual el aceite, el zumo del limón, la mostaza, el aceite y la sal. Cuando haya montado un poco la salsa añadir la cebolleta, remover y echar el eneldo -que también puede ser fresco-. Darle una vuelta con una cuchara y reservar dejando marinar un rato.

Rallar la zanahoria en una ensaladera, verter la salsa sobre la zanahoria y remover el conjunto en el momento de poner en la mesa.

Notas: Esta ensalada también es perfecta como acompañamiento tanto de carnes como pescados a la plancha o a la brasa.

18 de septiembre de 2016

ENSALADA DE POLLO CON FIDEOS DE ARROZ - - - - GÀ SALAD VớI BÚN - COCINAS DEL MUNDO - VIETNAM

Otra vez estamos por aquí, empezando "curso", en nuestro reto mensual de Cocinas del Mundo. La propuesta de este mes ha sido Vietnam. Todo el grupo del reto sabemos que a Concha -Cocina y Aficiones- le encanta la cocina de allí así que podíamos imaginarnos que, ya que le tocaba a ella, lo iba a elegir y, desde luego por mi parte, deseando que lo hiciera.
También sabéis que soy muy aficionada a las ensaladas así que no he dudado ni un momento en hacer ésta.... refrescante, ligera y completa. Y el aliño es lo más para mí -me encanta el contraste dulce-salado y éste lo tiene. Y aquí os dejo mi receta:


Ingredientes: 125 grs de fideos de arroz, 1 pepino, 150 grs de pechuga de pollo, 1 zanahoria, hojas de cilantro, hierbabuena, albahaca, 1 cucharadita de sésamo negro y un puñado de cacahuetes.

Ingredientes para el aliño: Calcularemos con un vaso de los de agua: 1/3 de salsa de pescado, 1 cucharada y media de azúcar moreno, 2 cucharadas de vinagre de arroz, 1/2 limón y 1 guindilla cortada.



Preparación: Hervir los fideos unos 3 minutos en agua hirviendo con un poco de sal. Escurrir y echar agua fría por encima. Bien escurridos, echar 1 cucharada de salsa de pescado y 1 cucharada de aceite de oliva. Removes y cortar los fideos, es más cómodo a la hora de servir y comer.
Hervir la pechuga durante 15 minutos, esperar que pierda un poco de calor y cortar en tiras. 
Hacer el aliño mezclando todos los ingredientes y removiendo hasta que se disuelva el azúcar.
Quitar la parte del centro del pepino y cortarlo en juliana al igual que la zanahoria.
Saltear un poco en una sartén, a calor medio, los cacahuetes.
Poner los fideos en una ensaladera, encima el pepino, la zanahoria, el pollo, la hierbabuena, el cilantro y la albahaca -frescos o secos-. Echar el aliño por encima y los cacahuetes ya salteados.


Notas: Hay muchos tipos de salsa de pescado en la zona internacional de los supermercados, también hay buenas marcas en las tiendas orientales.
En vez de guindilla, suelo echar harissa -seca machacada-aunque no tenga que ver nada con Oriente.
A veces hago la pechuga en el microondas con el estuche de vapor Lekue y en 2-3 minutos a máxima potencia está lista.
Me resulta más cómodo rallar el pepino y la zanahoria con un rallador de agujero gruesos.
A veces echo nueces picadas en vez de cacahuetes, también está rico. Y, finalmente, esparcir el sésamo negro por encima de la ensalada
Utilizo, si no tengo fresco, el cilantro, la hierbabuena y la albahaca secos pero la intensidad del sabor y del olor  es mejor con el producto fresco.




Espero que os haya gustado la receta y no os perdáis la próxima cita... ¿a dónde nos iremos de viaje? ¿qué nos propondrá La cajita de Nieveselena?. Enviad los enlaces de vuestras recetas al anfitrión.


26 de agosto de 2016

TIRAS DE POLLO

Como ya comenté por alguna red social, recuperé esta receta de mi antiguo cuaderno donde tengo un montón de ellas. De vez en cuando la hago pero no tanto como debiera porque está sencillamente deliciosa.... y cunde muchísimo. Ese es el comentario que me hizo la compañera de trabajo, Pilar -una gallega de pro-, que me dió la receta hace mucho mucho tiempo. Y es así de sencilla:



Ingredientes: 1 pechuga de pollo entera, sin hueso, un par de dientes de ajo y sal para la maceración.
Ingredientes para el rebozado: yo calculo una taza -de las de desayuno- de leche, harina a demanda -se trata de hacer una pasta semiespesa-, 1 huevo L y sal.



Preparación: Cortar la pechuga en tiras de 1 dedo de ancho. Salar y extender en un plato, reservar. Pelar y cortar los dientes de ajo en lonchas finas y distribuir por encima del pollo dejando macerar un buen rato. Yo lo suelo hacer por la mañana y lo dejo en la nevera hasta la hora de comer aunque no hace falta tanto tiempo, pero es cómodo. 
Preparar una "pasta" con la leche, salar e ir añadiendo harina y revolviendo para deshacer hasta que consigamos una consistencia un poco espesa y sin grumos. Añadir la yema de huevo y revolver para que se incorpore a la pasta. Si es necesario se rectifica de harina y siempre con cuidado de que no queden grumos. Batir la clara a punto de nieve e incorporar  a la "pasta", no se mezcla ni se bate -queda en la superficie de la masa.
Ya solo queda calentar el aceite y, cuando esté a punto de fritura, pasar las tiras de pollo por la "pasta" cuidando que quede bien cubierta y se pasa al aceite vigilando de dar la vuelta cuando esté dorado. Es un proceso muy rápido.

Nota: Veréis qué delicia y, como me decía Pilar, lo que cunde...