12 de junio de 2013

RAVIOLIS RELLENOS DE QUESO Y SALMÓN

 Vista previa
 
Al final me he animado con el día de la pasta fresca rellena. Hace relativamente poco salió a la venta la máquina de hacer pasta o dar forma a la pasta en LIDL y tengo una amiga que tenía interés por aquello de hacer pizza muy fina. El caso es que fui a por una para ella, que no podía desplazarse, y me cogí una para mí pero hasta que no he hecho estos raviolis no he podido comprobar que la máquina es una maravilla. Ahora lo único que me falta es cogerle el tranquillo un poco más y podré abrir algún restaurante italiano....jeje. Hice pasta de otro tipo pero eso es otra historia a contar.
 

Ingredientes para la pasta: 200 grs de harina tipo 00, 2 huevos, 1 cucharada de aceite de oliva, sal y 1 clara de huevo para sellar.
Ingredientes del relleno: Queso fresco de untar Philadelphia, salmón ahumado.
Ingredientes para servir: aceite de oliva, hojas de albahaca fresca y lascas de queso parmesano.
 

 
Preparación: En un bol grande (creo que es más cómodo) o en la encimera se pone la harina en forma de volcán y se mete en el "cráter" los dos huevos batidos y la cucharada de aceite. Se va incorporando poco a poco la harina al huevo, dejándola caer de los lados....hasta que se forme una masa compacta. Entonces se empieza a amasar durante un rato en la encimera, hacemos una bola con ella y la metemos en la nevera un rato (yo la tuve una hora). Mientras que la masa está en reposo, cortamos el salmón a trocitos pequeños.
Una vez reposada la masa, la estiramos un poco y procedemos según las instrucciones de la máquina y si no se tiene máquina pues a base de rodillo. Como no es mucha cantidad no supone un trabajo excesivo y solo pensar en el resultado merece la pena.
Se va poniendo abundante agua con sal a cocer.
Una vez estirada una parte de la masa se van poniendo porciones de queso y trocitos de salmón encima. Se bate la clara y se extiende con un pincel por donde se vaya a cortar. Después se "tapa" con la otra pieza de masa y se corta por donde hayamos pintado con la clara. Presionamos un poco los bordes y separamos.
 
 
Cuando el agua esté hirviendo echamos con cuidado los raviolis y dejamos cocer unos tres minutos. Una vez pasado este tiempo se sacan dejando escurrir un poco. Se emplatan rociando con un hilo de aceite, con las lascas de parmesano y echando albahaca bien picada por encima.
 
Yo hice unos raviolis grandes y fue todo un descubrimiento para mí porque la masa estaba buenísima aún sin probarla con el relleno, solo con el aceite, la albahaca y el parmesano era una delicia. Y, como siempre, las fotos desmerecen el resultado, así que no las hagáis caso y animaros a hacer este plato tan sencillo, tan completo, tan delicioso...

2 comentarios:

  1. Verdad que empiezas y ya no es lo mismo comer pasta comprada, jajaja, es que para un día con prisas bueno, pero si tenemos un poco de tiempo mejor hacer pasta fresca, rellena o no y servirlas sencilla con una salsa que no "pise" el sabor y es una delicia, verdad?
    Me encanta el salmón y veo que es una pasta rellena que tiene mucho éxito, lo probaré.
    Un besito, guapa

    ResponderEliminar
  2. Hola linda!!!!! feliz día de la pasta rellena :)
    Veo que hemos pensado las dos en salmón y es que es algo tan rico!!!!
    la mezcla con philadelphia es espectacular, me recuerda mucho a los sushis que también llevan ese relleno :)
    seguiremos con la pasta fresca verdad???? :)
    venga..a por ese restaurante italiano :)

    ResponderEliminar

MUCHAS GRACIAS POR ESTAR AHÍ Y POR QUEDAROS UN RATO CONMIGO